jueves, 26 de agosto de 2010

Gros Mercat, (in)justicia y UGT. Un cocktail de chantaje, complicidad y mentiras

Lun, 23/08/2010 - 17:28 — SOV-Logrono


La injusticia ha dictado sentencia:

Según la misma dice no haber quedado acreditado que haya sufrido vulneración de derecho fundamental, según la sentencia del juzgado de lo social nº 1 de Logroño. Ya sabemos que rara vez la justicia hace honor a su nombre y esta vez no ha sido una excepción.


Tras un trabajo constante de Rubén por mejorar las condiciones de los trabajadores y clientes del Gros Mercat de Logroño, solo escuchadas tras denunciar a la inspección de trabajo, a modo de represión, Rubén fue despedido.

Entonces se inicia una intensa campaña de denuncia publica por parte de CNT, sindicato al cual esta afiliado Rubén, para denunciar las tácticas represoras de Gros Mercat y pedir su readmisión.Mediante la acción directa, es decir con concentraciones en los centros de trabajo de Gros Mercat y del resto de empresas del grupo Miquel Alimentació (Suma supermercados).

Tanto en La Rioja como en el resto del estado (gracias a la solidaridad de otros sindicatos de CNT), manifestaciones y concentraciones en el centro de Logroño, repartiendo miles de panfletos informativos a clientes y ciudadanos en general, pegando cientos de carteles y pegatinas.

Gracias a estas acciones hubo reuniones con la empresa antes del juicio en la que llegaron a ofrecer una indemnización de 90 días por año trabajado "o incluso mas" alegando en todo momento que se le despidió debido a, adivinen "la crisis", otra de las miles de mentiras ...

Llegó el momento del 1er juicio en el que ya vimos de que lado esta la justicia tras no dejar actuar a la defensa que tenia el compañero aplazando el juicio por error procesal.

Desde ese día añadimos otro elemento a nuestra campaña de denuncia publica. La justicia no tan ciega con una una balanza que se inclina por el peso del capital en donde los derechos pesan muy poco.

La sacamos a pasear en marchas, junto con sus compañeros cómplices de la represión: el gerente, el director y la policía. Incluso estuvo mendigando para sacar unos euros para seguir financiando despidos.

Llegó el ultimo juicio donde Rubén estuvo arropado por compañeros tanto fuera, con una concentracion pidiendo su readmisión, como dentro del juicio como era de esperar, sus testigos, secuaces (responsable del departamento de recursos humanos David García, sub-director Miguel Mendoza, el gerente Guillermo Parra Marina (el de la frase:“ subnormal!!! mira la sentencia!!! no volverá a trabajar aquí en su puta vida!!!”) fue mas allá y ni siquiera se presento en el juicio habiendo sido citado a declarar, etc) no defraudaron a papa empresa siguiendo al pie de la letra el discurso que Gros Mercat les habia dictado.

Lo que no era tan de esperar fue la intervención de la delegada sindical de UGT Veronica Villar Vicente que sin ningún tipo de escrúpulo empezó a mentir descaradamente sin disimular los nervios de quien sabe que esta mintiendo deliberadamente.

El asombro de los allí presentes fue mayúsculo, mas aún cuando era testigo de Rubén y cuando este fue despedido se mostró indignada diciendo que no entendía que "lo hubieran echado con lo trabajador que era".

Las razones para cambiar de discurso: ¿chantaje? ¿miedo? ¿dinero? ¿lavado de cerebro? ... Que cada cual saque su conclusión.

No es de extrañar que con delegados sindicales así, la patronal este tan contenta con estos sindicalistos. (, a esto hay que añadirle que la defensa de Rubén fue impuesta y ni siquiera le dio la oportunidad de defenderse de semejantes mentiras y acusaciones,).

De todos los testigos el único que dijo la verdad fue un ex-compañero de Rubén en el centro, que vistas las actitudes de Gros Mercat si aun sigue en la empresa es por pura estrategia, no por ganas, ya que les van mas los trabajadores domesticados y moldeables a su antojo. Rubén ha demostrado de sobra no ser así y por eso esta en la calle.

Aunque ahora es el quien no volverá a trabajar en esta empresa "modelo" que trata a los trabajadores como mera mercancía de usar (cuando les son dóciles) y tirar (cuando alzan la voz).

Ni con esos "compañeros" (gerente, sub-director, delegada "sindical" ...) que salvo honrosas excepciones han demostrado no tener ni vergüenza ni dignidad alguna para vender a Rubén testificando y mintiendo a favor de su amo.